Perros en invierno: miniguía de cuidados

Llega el frío y con él nuevas preocupaciones. Quieres seguir cuidando a tu mascota de la mejor forma posible, pero tienes dudas de cómo actuar en temperaturas bajas. ¡Con esta guía podrás seguir haciendo feliz a tu amigo peludo todo el invierno!

¿Los perros pasan frío en invierno?

Aunque puede parecer una pregunta obvia, muchos se lo han planteado en algún momento. La respuesta es sí, los perros pasan frío. Debemos saber que los perros, como cualquier otro mamífero es un animal homeotermo, es decir, que mantienen siempre la misma temperatura corporal, al igual que los humanos.

Eso los hace susceptibles a los cambios de temperatura exterior, tanto por el calor del verano como por el frío del invierno.

¿Son todos igual de susceptibles al frío?

No. Hay mucha diferencia entre ellos según su edad, estado fisiológico o raza. Por ejemplo, un cachorro o un perro de avanzada edad soportará peor las bajas temperaturas.

Por otro lado, perros de nieve, acostumbrados a climas fríos, no solo resistirán mejor al invierno, sino que lo disfrutarán.

¿Cómo afecta el frío a su salud?

Al igual que los humanos, los cambios bruscos de temperatura pueden provocar bajadas de defensas y causarles resfriados o patologías leves. También pueden empeorar problemas ya presentes, como la artritis, la cual empeora con el enfriamiento de las articulaciones.

Por esta razón es importante que cuenten con una cama de perro ortopédica especifica para cuidar las articulaciones y con mantas para perros que mantendrán su temperatura corporal. 

¿Los perros pueden dormir afuera en invierno?

Solo se recomienda en caso de que se trate de razas muy adaptadas a climas invernales, como puede ser el Husky. Si no es así lo mejor es que duerman en un sitio interior, adaptado a sus necesidades y, a ser posible, proporcionarles una cama de invierno para perros.

También es importante mantenerlos calentitos con mantas o abrigos específicos para ellos. 

¿Cómo abrigas a un perro en invierno?

Lo primero y más importante cuando empieza el frío es abrigarlo con ropa para perro, ya sea con chalecos, abrigos o bufandas. Entre los rangos de temperatura de 4ºC a -1ºC todas las razas, pequeñas o grandes, empiezan a ser susceptibles de estar en riesgo.

Obviamente, las diferencias entre razas y pelajes influyen en este aspecto, pero no podemos olvidar que, como hemos comentado antes, son mamíferos como nosotros y, por lo tanto, susceptibles a los cambios de temperatura.

Este riesgo lo podemos evitar con ropa para perros de invierno específicamente, la cual abriga más que un chubasquero, más pensado para la lluvia, o un abrigo fino, pensado para climas de más temperatura. 

¿Cómo saco a pasear a mi perro cuando hace frío?

Lo mejor es pasearle durante el día, cuando las temperaturas son un poco mas altas y aún se puede disfrutar de la luz del sol. Los paseos pueden ir acompañados de juegos, con sus juguetes preferidos, para activarlos y subirles la temperatura.

Un consejo, sobre todo en lugares donde la nieve es habitual, es vigilar el impacto de esta sobre las patitas. La nieve se puede acumular entre las almohadillas de las patitas i formar bolas que duelen al andar, también puede causar quemaduras o grietas por el frío extremo.

Para evitar que eso ocurra podemos equiparlos con botas para perros protectoras para las patas, que evitan el daño por frío, las resbaladas y mantienen sus patitas calientes durante todo el paseo. 

Por último… Sal y disfruta del invierno con tu mejor amigo peludo, que el frío no os pare!

Share