Todo lo que necesitas saber sobre el embarazo psicológico en perras

El embarazo psicológico o pseudogestación canina es un estado fisiológico que afecta a hembras, causado por un desajuste hormonal que se caracteriza por la producción de leche y la aparición de una conducta maternal no asociada a una gestación o parto. Es un estado no patológico y normalmente va ligado a cambios físicos y comportamentales. 

Se produce normalmente en perras de más de 2 años, siempre que no hayan estado preñadas ni montadas. Es habitual que los animales afectados tengan un gran instinto de reproducción y/o maternal. Suele aparecer después de un período de celo, entre las 3 y 14 semanas posteriores, o también presentarse como consecuencia de una alteración endocrina causada por tratamientos o procedimientos hormonales, como podría ser una regulación del ciclo reproductivo mediante hormonas. 

Los síntomas son los que observaríamos en una gestación real, sin que esta exista realmente. La prolactina es la principal hormona relacionada con el proceso de pseudogestación y la sintomatología variará según los niveles sanguíneos que presente. Esta hormona se caracteriza principalmente por estimular el crecimiento mamario y también por producir leche, por lo tanto, estos serán los principales signos que observaremos. 

También podemos observar abdomen abultado, augmento de peso o flujo vulvar. A parte, es común que tu mascota tenga cambios comportamentales como inquietud, tristeza, pérdida de apetito, disminución de la actividad y hasta puede llegar a adoptar algún peluche o juguete

perrita adoptadndo un juguete embarazo psicológico

La mayoría de estos cambios no son dañinos para la salud de tu perrita. Los que si que presentan cierto peligro son los relacionados con las mamas, ya que estas se pueden inflamar o producir excesiva leche y provocar mamitis o mastitis. Por eso es importante evitar que se lama y llevarla al veterinario para solucionar el problema. Allí te pueden ayudar a controlar la producción de leche y a mejorar el estado de ánimo de tu perrita. 

La mejor arma contra esta condición fisiológica es la esterilización. De esta forma evitamos que tenga períodos de celo y también eludimos la mayoría de desequilibrios hormonales relacionados con las hormonas sexuales. Como siempre, para más dudas habla con tu veterinario de confianza. 

Share